Si queremos conseguir tener visibilidad en Internet, la forma más barata y más efectiva a largo plazo, es diseñar una estrategia de posicionamiento orgánico que nos ayude a mejorar posiciones en los buscadores de Internet y conseguir atraer visitas a nuestra página web.

Como ya sabemos, el posicionamiento orgánico es aquel que se consigue sin necesidad de pagar por insertar tus anuncios en los resultados de Google (véase Adwords) sino que se consigue mediante técnicas SEO que poco a poco harán que nuestra web escale posiciones en el ranking.

Toda estrategia de posicionamiento orgánico consta de 5 fases, y si las aplicamos correctamente seremos capaces de ir mejorando y hacer nuestra estrategia más efectiva y aumentar nuestra visibilidad.

1.- Palabras clave.

Este estudio va a ser la base de nuestra estrategia y todas las acciones que realicemos a posteriori utilizarán las palabras clave que hayamos identificado como óptimas.

Nuestro objetivo en la estrategia SEO será conseguir el mejor posicionamiento posible con cada una de las apalabras clave que seleccionemos. Esto quiere decir que cuando los potenciales clientes busquen en Google algo que nosotros ofrecemos, nuestro establecimiento tiene que aparecer el primero en los resultados del buscador para que los clientes lleguen a nuestra web y se decidan por nosotros. Y esto se aplica a todo tipo de negocios.

Toda nuestra estrategia girará en torno a estas palabras y es importantísimo realizar un estudio exhaustivo para encontrar las mejores. Si no lo hacemos así podemos encontrar palabras y combinaciones que no nos den los resultados que esperamos y nuestra inversión habrá caído en saco roto.

Apareciendo en las primeras posiciones de los buscadores (Google sobre todo) obtenemos un mayor tráfico de visitantes porque esas posiciones generan confianza en el usuario ya que tendemos a confiar que los mejores puestos son para las mejores empresas, y este motivo nos otorgará imagen de marca.

Se deben analizar varios valores de cada palabra para encontrar las que sean óptimas para nuestro negocio y nos sirvan para llegar a aquellos usuarios que queremos llegar y que pueden estar interesados en lo que ofrecemos. Daremos con las mejores palabras clave para posicionar nuestro negocio que en principio son las que nos tienen que reportar más visitas y en consecuencia un mayor número de clientes.

2.- Análisis de competencia online.

Una vez hayamos seleccionado las palabras clave que mejor se adecúan a nuestro negocio tenemos que saber cuáles son las empresas que compiten con nosotros por esas palabras clave, ver cómo son, qué ofrecen y cómo lo ofrecen.

Saber cuál es nuestra competencia online es importante para poder compararnos con ellos y ver qué hacen ellos que nos falta hacer a nosotros, absorber ideas, descartar algunas acciones, aprender… mejorar nuestra estrategia en definitiva.

Conociendo nuestros competidores online podemos ver si generan contenido, cuándo publican, si actualizan la página web, si la tienen estática y poco variable…

Nuestra competencia directa en internet puede ser variable ya que las empresas que aparecen en las primeras posiciones están ahí por algún motivo y también se quieren mantener en la primera posición, así que tampoco dejarán de hacer acciones para seguir ahí. Además otras empresas también intentarán llegar hasta el número uno. La competencia debe comprobarse y analizarse periódicamente para encontrar diferencias con meses anteriores, nuevos competidores, nuevas posiciones…

Nuestro objetivo será aparecer por delante de todas las empresas de la competencia en las páginas de resultados de los buscadores.

3.- Optimización del sitio.

Con la competencia controlada y las palabras clave seleccionadas, debemos llevar a cabo acciones de optimización interna del sitio para conseguir posicionarnos donde queremos. Con la optimización del sitio haremos uso de nuestras palabras clave y conseguiremos hacer nuestra página web más atractiva y amigable para los buscadores (y también a los usuarios).

Optimizar nuestro sitio consiste en completar la estructura HTML de todas las páginas del sitio con la información acerca de su contenido. Así les facilitaremos el trabajo, sabrán de qué habla nuestra página y qué ofrecemos y eso los ayudará a posicionar nuestro sitio en función de lo que busquen los usuarios.

Para la optimización interna del sitio tenemos que tener en cuenta un conjunto de más de 100 factores que afectan a nuestro posicionamiento. Si optimizamos nuestra página correctamente, los buscadores sabrán exactamente qué contenido tenemos y de qué hablamos.

Sin embargo esta es una tarea que se basa en la constancia ya que aquí dependemos totalmente de las actualizaciones de los buscadores. Por poner un ejemplo, Google constantemente actualiza el algoritmo que se encarga de clasificar las páginas y darles un posicionamiento específico para, en teoría, ofrecer unos resultados de más calidad y evitar las páginas de dudosa utilidad. Así, tenemos que estar atentos a las nuevas actualizaciones para adaptarnos a ellas en la mayor brevedad posible y conseguir mantener y mejorar nuestro posicionamiento. Si no tenemos en cuenta las novedades que presentas los buscadores periódicamente, desapareceremos de los resultados.

Cuanto más optimizado esté nuestro sitio (optimizado correctamente, sin pasarse) mejor posicionamiento obtendremos para nuestras palabras clave. Si lo sobreoptimizamos es posible que el buscador en cuestión nos penalice y bajemos posiciones.

4.- Linkbuilding.

El Linkbuilding consiste en captar enlaces hacia nuestra web; es decir, conseguir que otras páginas incluyan un enlace hacia nuestra página web con una palabra clave óptima. Si la palabra con la que nos enlaza no es buena ni tiene relación con nuestro sitio, ese enlace nos perjudicará (de ahí la nueva herramienta de Google para desautorizar enlaces hacia nuestra página).

El linkbuilding nos ayuda a posicionarnos ya que os algoritmos de los buscadores se basan en los enlaces. Google entiende que si tu página web tiene muchos enlaces apuntando hacia ella desde otras páginas es porque todas esas páginas han encontrado contenido interesante y útil en la nuestra y de forma indirecta nos recomiendan a sus usuarios (y también a los buscadores), dotándonos de mayor popularidad y visibilidad.

1 enlace = 1 voto.

Intentaremos conseguir el mayor número de enlaces posible esforzándonos por publicar contenido interesante y ofrecer servicios que nos diferencien y nos aporten valor. Los mejores enlaces son los enlaces naturales, aquellos que conseguimos espontáneamente por parte de otros blogers y usuarios de internet en general gracias a la calidad de nuestro contenido, pero también es la forma más difícil y costosa de conseguir. Existen otras formas de conseguir enlaces que también son muy laboriosas mediante técnicas de captación de enlaces.

Es bueno ir revisando estos enlaces ya que hay páginas que no nos interesa que apunten hacia nuestra web. Por ejemplo, una página penalizada por los buscadores nos puede perjudicar porque su penalización puede aplicarse también en nuestro sitio.

De igual manera, si conseguimos un enlace de una web muy potente, de calidad, nos veremos beneficiados por su popularidad y relevancia.

5.- Medición y seguimiento.

El último paso en nuestra estrategia de posicionamiento orgánico es uno de los más importantes y muchas veces es el que menos tenemos en cuenta, y es la medición.

Una vez elaborada la estrategia, no es útil quedarse de brazos cruzados pensando que ya está todo hecho. Si hacemos eso, lo más probable es que todo nuestro esfuerzo haya sido en vano y perdamos lo que hayamos conseguido hasta el momento.

El SEO es un trabajo constante que requiere ir revisando y mejorando periódicamente todas nuestras acciones.

Para este trabajo es importante llevar un seguimiento de los resultados que obtenemos para comprobar la efectividad de nuestras acciones.

Con este seguimiento podremos ver en qué podemos mejorar nuestra estrategia, o qué debemos mantener o cambiar. Es importante porque si no tenemos un historial de resultados no podemos  saber si nuestras acciones están siendo efectivas o no han servido para nada.

Lo normal, si hemos desarrollado las fases anteriores correctamente, es que nuestras posiciones mejoren sustancialmente, y eso se vea reflejado en nuestros resultados, de los que mediremos un buen número de factores.

También hay que tener en cuenta que nuestra competencia se encontrará en una posición similar a la nuestra y también hará lo necesario por mejorar. Por ello es importante mantener la constancia y las ganas por mejorar día a día, ya que un descuido puede suponer la pérdida de posiciones y quedar detrás de nuestros competidores.

El posicionamiento orgánico es más o menos lento, pero también es el más efectivo. Se requiere de paciencia porque los resultados no se ven del día a la mañana. Si realizamos un trabajo constante y periódico para mejorar nuestra estrategia revistando cada una de las fases, probando con nuevas palabras, eliminando las menos efectivas, etcétera, veremos cómo nuestra página web va escalando posiciones en el ranking de resultados.

servicios de posicionamiento web

5 fases para construir una estrategia de posicionamiento orgánico efectiva
¡Puntúalo!


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies